Mi pareja come a escondidas, ¿qué hago?

0
35

Sufrir de cerca un problema de trastorno por atracón no debe ser agradable. Conozco a un amigo que le pasó y realmente puede llegar a empeorar mucho la confianza que hay en la pareja, porque puede haber mucha mentira por la gran culpabilidad que siente la persona. En este artículo espero ayudarte a ti y a tu pareja o amigo a buscar una solución.

¿Qué es el trastorno por atracón?

Decimos trastorno por atracón o TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria) por atracón a lo que sufre una persona que de manera espontánea y repetida a lo largo de mucho tiempo siente una gran necesidad o ansiedad por comer. De repente, empieza a comer una gran cantidad de comida como si hubiera perdido el control, y esto se repite varias veces cada semana. Esa persona en el fondo no quiere hacerlo, y se acaba sintiendo muy culpable, llevándolo a intentar disimular u ocultar los atracones por vergüenza.

¿Qué población es la más susceptible de padecer TCA?

Por desgracia, la mayoría de casos de atracón ocurre en mujeres adolescentes, hacia los 20 años. De manera más general, se estima que el 90 % de los casos ocurren en el sexo femenino y un 10% en el masculino. Por supuesto, los adultos de 30 o 40 años también pueden sufrirlo.

Esto no significa que si eres mujer tengas un 90% de probabilidades de sufrirlo (no estamos diciendo eso), pero es para tener en cuenta el hecho de que los atracones suelen darse más en mujeres.

Por supuesto, entre las causas comunes también entran en juego los antecedentes familiares o los problemas emocionales que la persona lleva tiempo arrastrando. En otras palabras, un TCA podría ser una exteriorización de un problema grave de autoestima, estrés o ansiedad. De hecho, he podido leer ya en varios portales médicos que las personas que suelen hacer ayunos o cuentan calorías de manera obsesiva están en riesgo de sufrir este tipo de trastorno (más que nada, por la relación que tienen con la comida).

Para contrastar todo esto y que te quede más claro, veamos algunos datos demográficos de ejemplo.

¿Cuántas personas sufren este problema en España?

Aquí tienes datos. Según el portal médico oficial MSD Manuals, se estima que un 3,5% de las mujeres y un 2% de los hombres sufren trastorno por atracón, y una gran parte de ese tanto por ciento está atribuido a las personas con sobrepeso. Es importante resaltar que en el último año en España han aumentado un 15% los casos de atracón en menores de 12 años. Como ves, no es algo exclusivo de los adolescentes.

En parte, el tema de los atracones es un problema que expresa claramente nuestra necesidad como sociedad de empezar a aceptar otras tipologías de cuerpo. Obviamente, esto es algo que está cambiando poco a poco, pero me gustaría que fuera más rápido. Si te fijas, las modelos curvy pueden ser mucho más sensuales que las esqueléticas mujeres a las que, hasta no hace mucho, el mundo de la publicidad nos tenía acostumbrados.

Ojo, hay que tener cuidado con las enfermedades mentales porque pueden volverse subjetivas y fáciles de “diagnosticar” por error (lo que se llamaría un falso positivo). Aunque tengas sobrepeso, no significa que tengas o vayas a tener este problema. No es lo mismo tener un trastorno por atracón que darse un atracón. Todos nos hemos pasado alguna vez comiendo en algún buffet libre (al menos, a mí me pasa) y los síntomas de este trastorno son distintos, aclarando esta diferencia. Veamos:

Síntomas de un trastorno por atracón

Los principales síntomas de tener este tipo de trastorno son estos. Dado que estamos hablando de un problema delicado de salud mental, he consultado Mayo Clinic, referencia por excelencia en estos temas:

  • Come una gran cantidad de comida durante un tiempo concreto, como por ejemplo 2 horas.
  • Sentir que hay descontrol en esta conducta.
  • Comer aunque no haya hambre y sintiéndose lleno, siguiendo hasta que se está demasiado lleno.
  • Engullir la comida rápidamente, casi sin masticar.
  • Comer a solas o a escondidas con frecuencia.
  • Que los hábitos alimentarios desequilibrados provoquen vergüenza, culpabilidad, molestia, enojo o depresión.
  • Prueba dietas, (como la dieta sin gluten) normalmente sin conseguir bajar de peso.

No hay que confundir los atracones con otros trastornos relacionados que lo incluyen en su sintomatología, como la bulimia, donde normalmente la persona buscaría compensar ese exceso provocándose el vómito, usando laxantes o ejercitándose para quemarlo todo.

Un trastorno por atracón, entre otros factores, se determinará como menos o más grave según la cantidad de veces que ocurra este episodio de manera semanal. Por supuesto, cuanto más lo haga, peor.

Ahora ya has identificado si el problema que tienes delante es realmente un trastorno por atracón o no. En caso de que lo tengas bastante claro y quieras ayudar a ese ser querido, te recomendamos el siguiente punto.

Cómo ayudar a un ser querido que tiene trastorno por atracón

Vayamos al meollo del asunto, que para eso estás aquí.

Cuando una persona querida sufre este problema, y sabes que se ha convertido en un trastorno del apetito, tienes que tener en cuenta que es posible que lleve ya mucho tiempo ocultando su conducta. Es posible que se haya convertido en todo un negacionista de su problema, y es importante desenmascararlo cuanto antes con mucho amor y cariño.

Lo mejor que puedes hacer es encontrarte un rato con tu ser querido o pareja y sentarte a hablar con él o ella para discutir con calma este tema. Es posible que te lo niegue, pero si le expresas tu sincera preocupación y le muestras que te importa mucho, tal vez consigas despertar su empatía y hagas que sea transparente contigo.

Dile que no pasa nada, que sabes que está sufriendo, que solo quieres ayudarle porque quieres que sea feliz. Si hace falta, enséñale este artículo para demostrarle que te estás informando, que dedicas tu tiempo para buscar una posible solución al problema que sospechas que tiene.

El primer gran paso que debería de dar esta persona, y debes apoyarlo siempre con todo tu afecto, es el de buscar ayuda profesional de un psicólogo (no un nutricionista). Al fin y al cabo, este problema será de origen emocional y él le puede ayudar más que nadie con una terapia personalizada (no recomiendo un psiquiatra a menos que sea un caso muy grave, ya que lo medicará con pastillas). Acompaña a tu pareja o ser querido si esto le sirve para sentirse lleno de fuerza.

Si buscas ayuda especializada en trastornos alimentarios, mejor. En Madrid, por ejemplo, está la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria en el Hospital Universitario Santa Cristina. Busca departamentos similares en tu localidad o pide referencias, seguro que los encuentras.

Como guía inicial, también puede interesarte este libro introductorio sobre el problema:

No tengo nada más que decir hoy. Espero de todo corazón que tú y tu ser querido consigáis solucionar este trastorno por atracón que tanto daño podría hacerle. Ya sabes: ten empatía, actitud positiva y todo saldrá bien.