¿Qué es el gaslighting o luz de gas?

0
25
luz de gas

Hay un concepto que tanto tú como yo ya hemos oído algunas (o muchas) veces, y creo que es muy importante ponerlo al fin sobre la mesa. Estoy hablándote sobre el gaslighting. Es un tipo de abuso que afecta cada día a miles de relaciones, sobre todo a parejas.

¿Qué significa gaslighting?

El gaslighting o luz de gas es un tipo de abuso psicológico en el que una persona manipula la percepción de otro sobre la realidad.

Si alguien te hace gaslighting, que suele ser alguien de confianza al que eres vulnerable, te hace creer que estás loco/a, que lo que has visto o sentido no es real y solo te lo has imaginado. Por consecuencia, esta persona está intentando invalidar tu queja o reclamación, de forma que le resta importancia.

No hay que confundir la estrategia y el abuso del gaslighting con una equivocación momentánea. Es cuando se convierte en costumbre cuando significa un grave problema para la pareja, más que nada porque hay consecuencias en el bienestar y la autoestima de la persona a largo plazo.

luz de gas

Cómo detectar el gaslighting: Frases típicas

Si quieres detectar rápidamente a alguien que te hace gaslighting, fíjate en si dice este tipo de frases:

  • ¿De qué estás hablando?
  • No hagas dramas
  • Siempre estás a la defensiva
  • Eres demasiado sensible
  • Eso no ha pasado nunca
  • Qué mala memoria tienes
  • Estás loco/a
  • Lo he dicho en broma (cuando es evidente que no)
  • Siento que te creas que te he hecho daño
  • Deberías saber ya cómo reacciono

Si te fijas, todas estas frases tratan del abusar intentando quitarse de encima la responsabilidad de haberte hecho daño. Al final, está mintiendo a propósito, intentando proyectar sobre ti la culpa por lo que ha hecho. Es una huida cobarde por parte del abusador, algo casi infantil, y esto pasa factura a largo plazo.

Este tipo de maltrato es mucho más difícil de detectar que los físicos, ya que no deja marcas (aparte de las emocionales) y no es algo que puedas descartar como válido con el sentido común. Es muy sutil.

En realidad es fácil confundir otras conductas de la persona con el gaslighting. Al fin y al cabo, a menudo una broma en la que tomas el pelo a tu pareja puede parecer este tipo de maltrato, pero el problema se hace notar cuando estás engañándola a propósito para intentar tener la razón a toda costa, y además es una estrategia que la usas una y otra vez…

Y la realidad, es que el gaslighting puede pasar factura.

gaslighting

Las consecuencias del gaslighting

Puede parecer que solo te están tomando por tonto/a, pero la realidad es que el gaslighting es grave. Para darte cuenta de si estás sufriendo esto, fíjate en los síntomas o consecuencias concretos de este abuso:

  • Idealización: Primero de todo, se ve al abusador como una figura a la que admirar, puesto que esa persona se muestra como alguien perfecto frente a los demás. Esto es muy común en personas narcisistas, por cierto.
  • Devaluación: La víctima empieza a sentir que la están devaluando, cree que no sabe hacer nada bien y quiere estar al mismo nivel que su narcisista compañero. Es frustrante y un bucle sin fin, que invita a la persona a seguir luchando por mantenerse en la situación de forma tóxica y fútil.
  • Descarte: Llega un punto en el cual el abusador empieza a acostumbrarse a esta devaluación de la víctima y el problema crece aún más. Ya no se hacen las paces, sino que una situación se da detrás de otra, se descarta el “lo siento” y como mucho se compensa cada malentendido con algún pequeño momento positivo.
  • Bajo estado de ánimo: Como decía al inicio, la víctima empieza a ver su autoestima reducida, ya que se siente culpable y cree que el problema lo tiene el/ella.
  • Te justificas por todo: Intentarás por todos los medios que la relación perdure y siga a pesar de los problemas. Justificarás estas faltas enormes de respeto hacia ti con torpeza social, tal vez lo harás pasar por un malentendido temporal…
  • Te aíslas: Al cambiar tu manera de verte a ti mismo/a, también provocarás que los demás te vean diferente. Ya no te quieres como antes, y eso hará que la imagen que proyectes de ti repercuta en tus relaciones sociales fuera de la pareja. Esto es algo que le interesa al abusador. Y si ya te han avisado antes sobre los problemas que acarrea tu pareja, aún lo tendrás peor…

Todo esto irá inflando un globo que acabará estallando en un momento u otro. Habrá alguna gran discusión, algo reventará, y la relación podría terminarse… o seguir por algún camino peor.

gaslighting

¿Qué hacer si te están haciendo gaslighting?

Para una persona que está sufriendo esto de forma directa es muy difícil reconocerlo, ya que es precisamente la manipulación mental y emocional la que está impidiendo que lo vea. Tiene los ojos vendados, ve la realidad a través de una pantalla de luz de gas.

Si has conseguido detectar que tú o algún conocido está sufriendo gaslighting, es primordial que salga de ahí cuanto antes, ya que está cayendo en un pozo sin fondo del que le costará mucho salir. Hay que arremangarse YA y empezar a actuar.

La primera posibilidad es que el supuesto abusador no sea consciente de las consecuencias de su tóxica metodología para contraargumentar con mentiras frente a su pareja. Lo primero de todo es hacerle saber que eso que está haciendo está haciéndole daño a esa persona. Si no es alguien alexitímico, lo más probable es que sienta empatía por su querida pareja y se pueda replantear cosas.

Al fin y al cabo, es responsabilidad del abusador, aunque también de la víctima, solucionar esta dinámica tóxica y llegar a una solución en la que ambas partes salgan beneficiadas. La víctima nunca debe sentirse culpable, más bien al revés, y el abusador debe dejar de recurrir ya a estas estratagemas sin fundamento. Si no tiene razón, también tendrá que aprender a dársela, y dejar de inventarse cosas.

Por supuesto, tras este descubrimiento, la confianza quedará mermada, y es posible que más de una pareja se rompa, pero créeme que valdrá la pena si acabas estando mentalmente más sano/a. Al fin y al cabo, no siempre estamos con la persona ideal, y hay que ser sincero/a contigo mismo/a a la hora de pensar fríamente en estas cosas para acabar tomando cualquier decisión.

Lo que es seguro es que si os comunicáis vuestras sensaciones y sentimientos seréis más conscientes tanto tú como tu pareja de la situación, y al final siempre se llegará a algo. Si es necesario, tráete a un mediador o hablad con algún psicólogo para evitar cualquier manipulación y llegar al mejor trato posible.

Espero que te haya quedado clara la gravedad del gaslighting. Ahora ya tienes todas las herramientas necesarias para solucionar este contratiempo que cada día se detecta en miles de parejas.